Cerraduras anti ladrones

Cerraduras anti ladronesLas características de las cerraduras anti ladrones determinan su uso; de esta manera, habrá que acoplar unas u otras dependiendo de las necesidades de protección del inmueble. Hoy en día los ladrones se sirven de numerosos métodos de robo, entre ellos el bumping y el impresioning. Estas dos técnicas hacen estragos, pues pueden deshacerse de sistemas de cerrajería en apariencia fuertes y resistentes.

El bumping es muy utilizado, pues solo es necesario poseer un martillo y una llave preparada para llevarlo a cabo. Con el bumping se mueven los pistones, desbaratando así la seguridad del sistema. Es un método relativamente silencioso y no invasivo. Para evitarlo, se recomienda la utilización de cilindros anti bumping, integrados en cerraduras anti ladrones que además incluyen otros mecanismos especiales, como los que evitan la ganzúa o el taladro.

El método del impresioning también es muy peligroso, pues los ladrones realizan en el acto una copia de la llave sin necesidad de tener en su poder ninguna llave de la cerradura. Para evitarlo, se emplean cerraduras electrónicas o equipadas con sistemas que evitan el procedimiento. Infórmese con maestros cerrajeros especializados que también le informan sobre los pasos a seguir para evitar robos mediante otras instalaciones... porque no solo las cerraduras aseguran protección, sino también las puertas.

En este sentido, las más seguras son las acorazadas, con un potente armazón de acero que hace imposible que se fuerce con palancas u otros objetos contundentes. Por supuesto, también es importante tener en cuenta otras medidas, como no dejar las llaves a cualquiera y tener un total control sobre las copias. En cuanto a ausencias del inmueble, hay que procurar no propagar la ausencia, para que los posibles ladrones que estén al tanto no den el paso de intentar el robo. También pueden instalarse temporizadores que se asocien a aparatos de sonido y luz para mostrar al exterior que en la casa hay personas.